GUARDA LAS PALABRAS DE DIOS EN TU CORAZÓN, Y PODRÁS CREER.

GUARDA LAS PALABRAS DE DIOS EN TU CORAZÓN, Y PODRÁS CREER.

Imposible creer con el corazón sin guardar las palabras de Dios.

Si confiesas con tu boca las palabras de Dios que has guardado y creído en tu corazón, no serás avergonzado…

Porque con el corazón se cree para que Dios te justifique, y con la boca se confiesa para ser salvado, sanado o solucionar el problema o la necesidad.

Como está escrito: El que cree en Dios, no será avergonzado, porque cuando habla con su boca lo que ha creído en su corazón, entonces sucederá tal como lo ha confesado con su boca.

Porque sí crees en tu corazón que será hecho lo que confiesas, entonces, lo que confieses te será hecho, porque Dios lo hará.

Si no crees con tu corazón, te pasarás la vida confesando, declarando y confesando cosas que nunca sucederán, como hasta ahora lo haces, por cuanto has sido engañado por una gracia mal trazada.


Pin It on Pinterest

Shares
Share This